Un cliente entró en un comercio de Murcia, pisó una cucaracha, resbaló, cayó, se lesionó y reclamó. El juez lo desestimó y le dijo que no tenía derecho a indemnización ¿por qué?

Porque existen una serie de circunstancias que exculpan al propietario, y es que no se pudo demostrar si la cucaracha estaba viva o muerta cuando la pisó el cliente. Si hubiera estado muerta, el establecimiento hubiera sido culpable por falta de diligencia al no retirarla. Si hubiera estado viva, el local se encuentra a la misma altura que la acera, o sea, que el bicho pudo entrar ´de forma súbita´, en cuyo caso tampoco tendría culpa el dueño.

ÚLTIMAS NOTICIAS